La experiencia de cine en casa del receptor AV Anthem MRX-1120

Casualmente el Blu-ray de “Los 7 Magníficos” llegó en el mismo momento que el receptor AV Anthem MRX-1120. Al crecer en los días pre-VCR (videograbador) de la década de los setenta, puedo recordar vívidamente ver la original junto con otros westerns clásicos, como High Noon y Río Bravo  por cortesía de nuestra vieja televisión Rank Arena de 48 cm y su delicioso sonido mono.

Por supuesto, la buena y vieja Rank Arena no podía estar a la altura de las superproducciones actuales en una pantalla de 100” con sonido multicanal. Sin embargo, todavía tengo muy buenos recuerdos de, con los créditos apenas pasando, la representación que hacíamos en el patio y las calles del vecindario. Así que me sentía ilusionado y quizás un poco temeroso, mientras esperaba ver Los 7 Magníficos con el receptor AV MRX-1120 de Anthem.

Anthem fue obra del fabricante de altavoces norteamericano Paradigm. Con una sólida reputación en la construcción de altavoces de gama alta, Paradigm pretendía introducir en el mercado una gama de componentes AV de lujo para combinarlos con su exitosa gama de altavoces. Así que Paradigm compró la empresa canadiense Sonic Frontiers, fabricante de componentes estéreo a nivel de audiófilo y kits para montarlos uno mismo (DIY), y así nació una nueva compañía llamada Anthem.

Como su empresa matriz, Anthem rápidamente se estableció como fabricante de equipos AV de gama alta. Conociendo muy bien el mercado audiófilo decidió que sus componentes fueran construidos desde cero en sus instalaciones de Investigación y Desarrollo en Ottawa. En un mercado cada vez más competitivo, muchos fabricantes se han visto obligados a trasladar la fabricación al extranjero para reducir costes y seguir siendo competitivas. Sin embargo, Anthem ha logrado mantener gran parte de su filosofía original con sólo el montaje final y la construcción del chasis encargadas a sus instalaciones en el extranjero.

El receptor AV Anthem MRX-1120 tiene 11 canales de amplificación con una capacidad nominal de 140 W de potencia de salida a 8 ohms por canal  y soporta una configuración completa de 11 altavoces compuesto por 2 altavoces delanteros, 1 altavoz central, 2 altavoces surround, 2 altavoces traseros surround, 4 altavoces de techo y dos subwoofers. Naturalmente, al ser un canal amplificador tipo elven, el receptor AV Anthem MRX-1120 es capaz de decodificar las bandas sonoras más modernas con sonido Dolby Atmos y DTS: X de los actuales blu-rays y discos Ultra HD.

Añadiéndole el DTS Play- Fi, el receptor AV Anthem MRX-1120 amplía sus capacidades a Zona 2, proporcionando audio inalámbrico multi-room y streaming. Puedes descargar la app gratuita del DTS Play-Fi para smartphone o tablet para acceder a la música almacenada en un servidor principal o usar otras apps como Spotify, Deezer, Pandora, Tidal e Internet Radio.

Aprovechando  que la mayor parte de la producción de Anthem es propia, los ingenieros de Anthem han creado su propio software llamado ARC (Anthem Room Correction). El ARC tiene una fuerte influencia de un estudio realizado por Consejo Nacional de Investigación de Canadá a lo largo de tres años, llamado Proyecto Athena. El proyecto implicaba a la empresa matriz Paradigm y al legendario ingeniero de sonido el Dr. Floyd Toole, quien estudió Percepción del Sonido en Salas y la forma más efectiva de aplicar el corrector automático de sala.

¿Qué hay en la caja?

El receptor AV Anthem MRX-1120 tiene un chasis negro moteado y su placa frontal está construida de aluminio negro anodizado y pulido. Como el resto de la gama Anthem, el receptor AV MRX-1120 tiene un aspecto característico, que queda estupendamente en casa en un estante de componentes AV de gama alta.

El control de volumen de aluminio se encuentra a la derecha de la pantalla LED, y a la izquierda hay un grupo circular de teclas para navegar por los menús de pantalla del receptor AV Anthem MRX-1120. Todas las fuentes (ej: bluray, juegos, etc) se pueden seleccionar directamente desde los botones situados debajo de la pantalla LED. La entrada HDMI/MHL (enlace de alta definición móvil), la clavija de los auriculares y el puerto USB para actualizaciones de software se encuentran detrás de una pequeña tapa abatible en el lado izquierdo de la carcasa. Abundan las opciones de conectividad, con siete entradas HDMI 2.0a, dos salidas HDMI y canal de retorno de audio (HDMI salida 1) en la parte trasera. Además, el MRX-1120 tiene cinco entradas analógicas, tres entradas ópticas, dos entradas coaxiales, entradas de Zona 2 y de nivel de línea.

Para aquellos a los que les gustaría agregar amplificación externa, el receptor AV Anthem MRX-1120 dispone de presalidas para todos sus 11 canales. Para completar las conexiones del receptor AV Anthem MRX-1120 hay un par de bornes para altavoces de alta calidad para cada uno de los 11 canales, y una entrada de LAN (aunque la conectividad Wi-Fi ya está incorporada). También hay entradas IR, disparadores de 12v y una interfaz RS-232 para la integración de otros sistemas.

Mucho más notable fue la ausencia de la falta de salidas independientes de subwoofer, especialmente para un AVR de este precio. Aunque que el receptor AV Anthem MRX-1120 tiene dos salidas duales de subwoofer, estas están conectadas en “paralelo”. Esto significa que cualquier señal enviada a los subwoofers conectados se suma, haciendo que los subwoofers reproduzcan una señal idéntica y se ajusten como un ‘único subwoofer’. Personalmente, no soy fan de este enfoque, ya que no permite controlar de forma independiente el nivel de ambos subwoofers.

A primera vista, esto parecía ser una flagrante omisión por parte Anthem. Sin embargo, después de una conversación con los distribuidores australianos de Anthem y algunas otras investigaciones, hay algunas razones muy sólidas, valga la redundancia, para el uso de salidas de subwoofer en paralelo.

Los canales subwoofer independientes pueden crear anomalías acústicas al calibrarse. Por esta razón, Anthem ha optado deliberadamente por salidas de subwoofer en paralelo. Esto significa que la colocación del subwoofer tiene que ser considerada cuidadosamente, e idealmente ambos subwoofers deberían estar equidistantes de la posición de escucha principal. Con un organismo de investigación tan grande implicado en su creación, me sentí tranquilizado, pero sin embargo aún dispuesto a juzgar esto con mis propios oídos.

El receptor AV Anthem MRX-1120 viene con un micrófono, soporte de micrófono, cables para USB y ethernet. Ha desaparecido el micrófono “estilo disco” que incluían la mayoría de AVR, reemplazado por un micrófono cilíndrico de alta calidad para acompañar el software ARC. Donde la mayoría de los fabricantes no incluyen un soporte de micrófono, el receptor AV Anthem MRX-1120 viene con un soporte de aluminio.

Las teclas están perfectamente distribuidas en el elegante mando a distancia incluido en el receptor AV Anthem MRX-1120. La forma del mando a distancia del receptor AV Anthem MRX-1120 se ajusta muy bien en la mano y es fácil de usar. Mi única pega es la falta de retroiluminación pero, lamentablemente, esto parece haberse convertido en algo habitual en todos los fabricantes de AVR hoy en día.

Es refrescante descubrir que el receptor AV Anthem MRX-1120 viene con un manual de usuario. No la guía rápida de inicio que normalmente se suministra con la mayoría de AVR, sino un manual de usuario a la vieja usanza, que explica cómo conectar las cosas y conseguir el mejor rendimiento.

Montaje

Empecé conectando el receptor AV Anthem MRX-1120 a un amplificador de cinco canales de potencia, utilizando sólo dos de los amplificadores del MRX-1120 para alimentar mis altavoces de techo. El menú de configuración en pantalla del receptor AV Anthem MRX-1120 es muy funcional. Aunque no encontrarás extensas demostraciones sobre cómo conectar los altavoces, no te preocupes, esto se aborda en el manual de usuario y si te desplazas a través de los menús de forma sistemática serás capaz de hacerlo funcionar en nada de tiempo.

El software Anthem Room Correction (ARC) no está incorporado en el receptor AV Anthem MRX-1120. Hay que descargarlo desde el sitio web de Anthem, o si eres usuario de iOS hay una app para la instalación y configuración del ARC disponible en el App Store. Podría parecer un poco extraño ya que la mayoría de fabricantes incorporan el software de corrección directamente en sus AVR pero dado su nivel de personalización  es mucho mejor para este tipo de interfaz de usuario.

Como la precisión del micrófono que se incluye ha sido calibrada en las instalaciones de Anthem en Ottawa, te pedirán que introduzcas el número de serie cuando descargues el software de ARC por primera vez. Esto significa que además de descargar el software, también se descargará una tabla de compensación que está incorporada en el software para asegurar el mejor nivel de precisión de tu micrófono.

Mientras que la mayoría de los sistemas de calibración automática calibran la respuesta de frecuencia total de un sistema de cine en casa, ARC predetermina un límite máximo de 5 kHz. Esto puede anularse y ampliarse hasta 10 kilohercios, 15 kilohercios o 20 kilohercios si se prefiere. Con algunos expertos en acústica firmemente convencidos de que solo se debe aplicar la EQ con las frecuencias más bajas, esto pone la elección y el control en manos del usuario.

El sistema ARC proporciona un análisis detallado de la respuesta de sala al altavoz, tanto antes de la calibración como después de que el ARC haya hecho su magia. Tener este tipo de información abre muchas puertas para los aficionados del cine en casa, incluyendo la habilidad de ajustar la colocación de los altavoces.

Como funciona

Con “Los 7 Magníficos” en una mano, un bol de palomitas y el dedo en el gatillo, era hora de acomodarse en el sillón para hacer una audición seria.

Desde el principio, estaba claro que el receptor AV Anthem MRX-1120 es capaz de lograr un nivel de volumen más que importante, tanto es así que no pude ponerlo a mi nivel habitual de volumen sin despertar a toda la casa. El receptor AV Anthem MRX-1120 creó un entorno de sonido enorme y transparente que amenazaba con reventar mi sala de cine en casa de tamaño mediano. El sonido era continuo, sin que el receptor AV Anthem MRX-1120 pusiese énfasis en ningún altavoz en concreto sino que crease un campo acústico homogéneo.

Los detalles abundan. Cuando Chisolm recorre su camino a través del desierto implacable, se pueden escuchar los fuertes vientos soplando a su alrededor. Si bien hay un montón de AVR por ahí que son capaces de reproducir todos los detalles, el receptor AV Anthem MRX-1120 tiene una forma única de poner de relieve los detalles y dar sensación de realismo. Con Chisolm cabalgando dentro de la ciudad, el sonido de los habitantes ocupándose de sus asuntos y los golpes del martillo de la herrería están clara y magistralmente reproducidos.

El receptor AV Anthem MRX-1120 también dejó claro rápidamente quién estaba al mando haciendo desaparecer mis dudas sobre sus entradas subwoofer en paralelo. Cuando hacen volar las minas al principio de la película, me sobresalté cuando las explosiones sacudieron la otrora tranquila campiña; algo raro en estos días a menos que esté viendo una película de terror de James Wan.

Tanto si se trataba del sonido de las explosiones o los constantes disparos, el receptor AV Anthem MRX-1120 siempre ofrece impactos sonoros limpios. Los graves nunca abruman y siempre quedan firmemente controlados.

Con el nivel de caos sonoro que hay en la banda sonora de “Los 7 Magníficos”, no es raro tener que aumentar el nivel del altavoz central para que los diálogos se puedan escuchar con claridad. En este caso, el diálogo seguía siendo claro, ya sea dentro de los límites de la tranquila iglesia, o cuando el ejército de compinches de Bartholomew Bogue desciende sobre los ciudadanos de Rose Creek.

Impresionado hasta el momento por el rendimiento del receptor AV Anthem MRX-1120 llegó el momento de revisitar algunos favoritos. Sea o no de tu agrado la banda sonora en Dolby Atmos y DTS-HD de la película de 2015 Deadpool es de primera categoría.

Con Deadpool causando estragos en una concurrida autopista libre de peaje de Vancouver, el receptor AV Anthem MRX-1120 dio muestra de un rendimiento de primer nivel con cargas de rango dinámico. De hecho, hizo que el sonido de mi propio AVR pareciese comedido en comparación. Sospecho que el Anthem Room Correction (ARC) tiene mucho que ver en esto, dominando las sumamente importantes frecuencias inferiores sin reprimir las frecuencias más altas del final.

El lanzamiento de Disney de 2016, La hora decisiva, pasó inadvertido para la mayoría de la gente. Basado en la verdadera historia del recate más famoso y peligroso de los Guardacostas Americanos, es digna de verse. Durante las escenas más tranquilas, el AVR de Anthem consigue un impresionante sonido haciendo resaltar todos los detalles y los diálogos con absoluta nitidez. Con la tormenta en pleno apogeo y el rescate desde el SS Pendleton en marcha, el receptor AVR Anthem MRX-1120 se porta extraordinariamente bien reforzando la fuerza de las enormes olas.

Ninguna revisión estaría completa sin la aparición del mutante favorito de este reseñista. En términos de rendimiento de audio, Wolverine de 2013 tiene mucho que ofrecer. El receptor AV Anthem MRX-1120 transmite con precisión la sensación de amplitud de las calles de la ciudad, con ninjas saltando de techo en techo persiguiendo a los Yakuza por las calles de Tokio.

Ya que entendía mejor de lo que era capaz y lo que ofrecía en materia de amplificación externa, era hora de ver si sus propios amplificadores podrían cumplir lo que Anthem prometía. Sin el amplificador de potencia conectado, tuve que subir un poco el volumen pero todavía estaba muy por debajo del nivel de volumen que normalmente me hace falta a mí. Comparando el receptor AV Anthem MRX-1120 por si solo contra mi AVR de Denon conectado a un dispositivo externo con 5 canales de amplificación de Rotel, apenas pude notar la diferencia. Si había alguna no era muy apreciable y eso habla de la enorme capacidad del receptor AV Anthem MRX-1120.

Conclusión

Con el receptor AV Anthem MRX – 1120 a cargo de la banda sonora este viejo vaquero se lo pasó de maravilla viendo la reinvención de Antoine Fuqua del clásico Los 7 magníficos. Independientemente de la fuente o contenido, el MRX-1120 crea un entorno de sonido enorme y detallado con toneladas de impacto acústico.

Si tuviera que elegir una palabra para describir la actuación del receptor AV Anthem MRX-1120, sería “de cine”.  Y, al final del día, esto es de lo que trata un buen cine en casa, amigos.

Este artículo ha sido traducido y adaptado por el equipo de Audio y Cine. Puede leer la entrada original en este enlace.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Receptor AV Anthem MRX-1120
Author Rating
51star1star1star1star1star

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *