Una nueva mirada al receptor AV Integra DRX-R1

Onkyo es, junto con Denon, Marantz, Pioneer y Yamaha, una de las principales compañías japonesas de electrónica que fabrican receptores para sistemas de cine en casa. Integra es la empresa hermana más lujosa de Onkyo y desde 1999 ha estado disponible principalmente a través de distruidores especializados, en lugar de los canales de venta minoristas que suelen manejar los productos de Onkyo.

A principio de los años 2000, Onkyo llegó a la cumbre de la tecnología con Integra Research, una división separada, donde creaba componentes con las mejores piezas, que competían con los fabricantes especializados en audio de gama alta. Recuerdo como deseaba tener el amplificador RDA-7.1 (que costaba un ojo de la cara en aquella época). Este amplificador de siete canales clasificado en en la categoría 300Wpc a 4 ohmios, pesaba más de 50 kilogramos y funcionaba mejor que sus equivalentes de marcas como Bryston o Lexicon.

Aunque Integra Research ya no existe, los nuevos productos de Integra rinden homenaje a esa historia usando su nombre en la serie Research. La Serie Research, a diferencia de la gama regular de Onkyo, utiliza componentes de audio seleccionados cuidadosamente y tiene otras mejoras internas. Los primeros dos productos de la serie son el preamplificador-procesador A/V DRC-R1 y el objeto de este análisis, el receptor AV Integra DRX-R1 de 11.2 canales . A lo largo de los años he tenido un montón de productos de Integra, incluyendo un receptor, un preamplificador A/V y un amplificador con nueve canales de potencia que todavía utilizo. Me emocioné al escuchar lo que podía hacer el nuevo modelo de receptor de Integra.

Descripción

Los receptores de Integra siempre han tenido un aspecto diferente al de sus contrapartidas de Onkyo. Los receptores de Onkyo llevan normalmente la pantalla y las luces de LED de color azul, y los botones ocultos detrás de una cubierta desplegable. Los receptores Integra, por el contrario, tienen LEDs de color gris, y todos los botones están a la vista en la placa frontal. El receptor AV Integra DRX-R1 no es diferente: es casi todo negro, con detalles plateados en el botón de Encendido/Apagado, el del volumen y los pies. Me gusta más el aspecto de Integra: atractivo pero discreto.

El receptor AV Integra DRX-R1 es robusto, pesa 22,5 kilos. Las características de la Serie Research son las culpables de este peso, que incluye más refuerzos cruzados internos, un mejor protector del suministro de energía y una fuente de alimentación de calidad superior. El receptor AV Integra DRX-R1 tiene unas medidas 43,43 cm ancho x 19,9 cm alto x 44,7 cm profundidad.

El receptor AV Integra DRX-R1 incluye la última tendencia en receptores de cine en casa: sonido envolvente basado en 11,2 canales, con decodificado Dolby Atmos y DTS:X. Tres procesadores SHARC de dispositivos analógicos realizan el procesamiento junto a un DAC AKM4490 de 32-bit/384kHz para los canales frontales izquierdo y derecho y dos DAC AKM4458 32/768 para el resto. Con 11 canales de amplificación, el receptor AV Integra DRX-R1 soporta configuraciones de altavoces hasta 7.2.4: siete altavoces de sonido envolvente (incluyendo surround trasero), dos subwoofers y cuatro altavoces activos. Prefiero tener surrounds traseros y cuatro canales de altura porque, a diferencia de las variantes como 5.1.4 o 7.1.2, tiene garantizada la reproducción de cualquier banda sonora.

El servidor de música en streaming del receptor AV Integra DRX-R1 está un punto por encima de lo que se ve generalmente en AVRs. Además de la compatibilidad con AirPlay, el servidor también puede reproducir desde Deezer, Pandora, Spotify, Tidal y TuneIn. Lo mejor es que el receptor AV Integra DRX-R1 es compatible con velocidades de muestreo DSD de 2.8MHz, 5.6MHz y 11,2MHz – yo podría reproducir DSD desde mis unidades de disco duro de red. El receptor AV Integra DRX-R1 también soporta FLAC hasta 24/192 y Apple Lossless hasta 24/192. Con futuras actualizaciones del firmware, el receptor AV Integra DRX-R1 también soportará Google Cast para Audio y Master Quality Authenticated (MQA). Todo esto significa que por fin he encontrado un receptor con una función de servidor de música que es 100% compatible con todo lo que hay en mi colección de música.

Tradicionalmente, las secciones del amplificador de potencia de los mejores receptores de Integra han sido de clase-AB y contrafase, diseñados con tres etapas y circuito Darlington invertido. Para el receptor AV Integra DRX-R1, Integra ha utilizado un Amplificador Digital Híbrido Avanzado (AHDA). Aunque técnicamente no es digital, el AHDA compite con un circuito de clase-D de Integra. Esto está empezando a verse más a menudo en los receptores actuales, por una buena razón: es difícil meter 11 canales de amplificación clase AB en una caja de tamaño estándar, y los amplificadores de clase D ofrecen alta eficiencia, baja temperatura, alto rendimiento y pequeño tamaño. A diferencia de las especificaciones de otros receptores rivales, las del receptor AV Integra DRX-R1 establecen que todos los canales de amplificación producen 140W a 8 ohmios. De acuerdo, esto no vale para todos los canales, pero el diseño del amplificador de Integra parece robusto, con una potencia de salida de 4 ohmios y 40 amperios de corriente instantánea. Incluso tiene una potencia dinámica de 320W a 3 ohmios lo que demuestra que, al menos sobre el papel, hay un montón de energía disponible. Sin embargo, a diferencia de los últimos receptores principales de Integra, el THX del receptor AV Integra DRX-R1 tiene una calificación Select2 Plus, inferior a la Ultra2. Esto significa que el receptor AV Integra DRX-R1 es adecuado para una sala de 56 a 85 metros cúbicos, en mi caso no tuvo problemas para manejar mis altavoces a un volumen muy alto en mi habitación, que mide unos 65 metros cúbicos.

En lo que al THX se refiere, el receptor AV Integra DXR-R1 tiene todos los modos de procesamiento y las características habituales del THX. El único que he usado con frecuencia fue el Loudness Plus, que es muy útil para la tarde-noche porque ajusta la respuesta de frecuencia y el volumen de los altavoces para darte el mejor sonido envolvente a bajo nivel de volumen.

Tiene muchas conexiones HDMI: dos salidas y ocho entradas (una de las entradas en el panel delantero). La segunda salida de vídeo HMDI puede usarse en Zona 2 y la salida HDMI es compatible con las últimas características: 4K/60Hz, protección contra copias HDCP 2.2, admite HDMI de alto rango dinámico (HDR) y gama de colores BT.2020.

Una de las cosas que hacen que un mando a distancia sea genial es la retroiluminación que te permite utilizarlo fácilmente en la oscuridad. Lamentablemente, el mando a distancia del receptor AV Integra DRX-R1 no tiene retroiluminación, y si te pasa como a mi y te gusta ver las películas a oscuras tendrás que memorizar la posición de los botones. Pero no puedo quejarme porque tiene los botones justos y necesarios para hacer lo que tiene que hacer.

La mejor opción para controlar el receptor AV Integra DRX-R1 es la estupenda aplicación Control Pro de Integra, disponible en la Apple Store o en Google Play. La sección del servidor de música es particularmente digna de atención, puedes navegar por tu música almacenada en la red, seleccionar las pistas y avanzar rápidamente a través de ellas. La aplicación incluso controla el volumen del receptor AV Integra DRX-R1 y muestra la carátula del álbum.

Instalación

Utilicé mi habitual gama de altavoces de Definitive Technology: los BP-8060ST como altavoces delanteros izquierdo y derecho, un canal-central CS-8060HD/el CS-8060HD como canal central, los Gem de Mythos como surround trasero, y dos pares de ProMonitor 1000, como surrounds izquierdo y derecho y canales frontales altos. Los altavoces altos estaban montados casi a la altura del techo a cada lado de mi pantalla de 92’’. Utilicé un par de altavoces de techo Ambienti de Angstrom para los canales medios. Para los efectos LFE utilicé un subwoofer Servo-15 V2 de Paradigm en la esquina delantera derecha de la habitación. Los tres altavoces frontales principales estaban aproximadamente a unos 3 metros de mi asiento y los surrounds L/R a un metro y medio aproximadamente. Los surrounds traseros estaban directamente detrás de mi asiento, montados en la pared a un 1,20 aproximadamente de distancia y por encima de la altura de mis oídos.

Los anteriores receptores de Onkyo e Integra incluían el potente suite Audyssey como programa de corrección de sala, pero el receptor AV Integra DRX-R1 y otros modelos más recientes de Integra lo han reemplazado con su propio corrector de sala AccuEQ. Cuando enchufé el puck como micrófono (incluido) en el frontal del receptor AV Integra DRX-R1 y lo coloqué en mi asiento, el receptor AV Integra DRX-R1 hizo una serie de sonidos raros semejantes a una ametralladora, ruido blanco y un eco del ruido blanco. En la primera ronda analicé la distacia, el nivel de presión sonora y las transiciones. En la segunda medí las características sonoras de mi habitación, y ajusté la respuesta de frecuencia del sistema para reducir al mínimo las ondas estacionarias. Aunque con 11 altavoces y un subwoofer, el AccuEQ parecía que tardaba mucho tiempo, realmente sólo tardó 11 minutos. A diferencia del Audyssey, el AccuEQ realiza las mediciones en sólo un punto, así que no es necesario mover el micrófono a otras posiciones de escucha y repetir las pruebas.

Después de realizar la calibración, tienes la opción de aplicar el resultado de la ecualización a todos los altavoces, a ninguno o a todos excepto el delantero izquierdo y derecho. Lamentablemente, no puedes cambiar luego de idea y aplicarles el resultado de la ecualización de todos los altavoces. He probado de las tres maneras y prefiero la última opción: aplicar EQ a todos los altavoces excepto al frontal delantero derecho e izquierdo. Después de la calibración, también comprobé las mediciones que había hecho el AccuEQ de las distancias de los altavoces desde mi asiento y parecen ser bastante exactos. No hubo niveles sin controlar. Ajustó la transición del frontal izquierdo y derecho a 49Hz pero el resto de los altavoces estaban un poco más altos de lo que suelo ver: entre 100-140Hz. Sonaban bien cuando veías películas, así que no los cambié. Básicamente, el AccuEQ hizo todo el trabajo de configurar 11 altavoces y un subwoofer.

Si te gusta retocar, el receptor AV Integra DRX-R1 también cuenta con un manual para ajustar la EQ (ecualización) de cada altavoz y eliminar las ondas estacionarias. Esto último lo consigue probando tonos y utilizando un sonómetro de mano para encontrar la frecuencia más alta entre 63 y 250 Hz. A continuación, seleccionas cuántos dB deseas atenuar esta frecuencia.

Audición

Una de las mejores películas para probar el receptor AV Integra DRX-R1 es la edición Blu-ray de Hasta el último hombre: la conmovedora historia de Desmond Doss, un cabo del ejército de los E.E.U.U. y objetor de conciencia que sirvió como médico en la Segunda Guerra Mundial y salvó innumerables vidas aunque se negó a llevar un arma de fuego en la batalla. El BD incluye una banda sonora Dolby Atmos, y las brutales escenas de guerra sacaron el máximo rendimiento de mis altavoces y subwoofer. En el capítulo 1, me sentí inmediatamente inmerso en la batalla, con el receptor AV Integra DRX-R1 colocado de la forma precisa para oír volar los proyectiles de mortero en mis altavoces activos. En el capítulo 9, cuando los acorazados bombardearon Okinawa, podías seguir los proyectiles a través del aire: los sonidos se desplazaban a través de cada altavoz de techo hasta los surrounds traseros. Podía sentir el caos de la guerra mientras las balas silbaban a mi alrededor. Los graves eran increíbles, cosa que agradezco al AccuEQ de Integra, que los mantuvo tensos y precisos en mi habitación. El receptor AV Integra DRX-R1 hizo un gran trabajo manteniendo todos los sonidos diferenciados y correctamente situados y hacía que el capítulo 12, en el que las tropas estadounidenses se retiran, la inmersión fue terriblemente real. Me sentía como si estuviera en una burbuja de 360º rodeado de explosiones.

El Contable es otra película con escenas de una inesperada calidad de sonido y la banda sonora de la edición BD está en DTS-HD MA 7.1. El receptor AV Integra DRX-R1 utiliza DTS Neural: X para mezclar y subir el sonido a mis altavoces de altura, y resulta increíblemente eficaz. En el capítulo 1, una voz asustada se proyectó directamente entre los altavoces surround frontales derecho e izquierdo, ayudados por el altavoz central superior derecho. En el capítulo 4, la voz de Ben Affleck se mueve de altavoz en altavoz, incluyendo los altavoces de altura, y sumergen al espectador en la escena de forma efectiva. En el capítulo 6, las explosiones de los disparos surgen de la nada, un testimonio de los potentes amplificadores y el alto rango dinámico del receptor AV Integra DRX-R1. Antes de ver esta película, nunca había pensado que una película sobre un contable pudiera ser tan emocionante. Sin embargo, cuando vi esta película en mi cine en casa, la emoción fue todavía mayor gracias a la buena actuación del receptor AV Integra DRX-R1.

Para probar el contenido DTS:X nativo, le eché un vistazo al BD de Ex Machina. Inicialmente la mezcla de DTS:X fue decepcionante. Sin embargo, después de ver esta película varias veces, fui capaz de apreciar cómo los altavoces de techo realzaban la música de sintetizador de Ben Salisbury y Geoff Barrow. Cuando probé entre la teatralidad del DTS-HD MA 5.1 y las bandas sonoras en DTS:X, descubrí que la música era más atractiva con la mezcla DTS:X a través del receptor AV Integra DRX-R1. Los canales de altura no se usan mucho en la película, pero hay una escena al principio, cuando llevan a Caleb en helicóptero a la finca de Nathan, el sonido del helicóptero planeando salía de los canales de altura frontales. El sonido a través de los ochos canales suena con mucha potencia y es otro ejemplo de la fuerza de la potencia de salida del receptor AV Integra DRX-R1 y su procesamiento impecable.

Comparación

Un receptor casi idéntico que sería ideal para compararlo con el receptor AV Integra DRX-R1 es el MRX 1120 de Anthem. Como el receptor AV Integra DRX-R1, el MRX 1120 tiene 11 canales de amplificación, procesamiento Dolby Atmos y DTS:X y un servidor de música. Desafortunadamente, no tenía ninguno a mano, pero tenía el modelo inferior, el MRX 720, que tiene solo siete canales pero en lo demás es idéntico al MRX 1120.

Una de las mayores diferencias entre los dos receptores es la mayor potencia de salida del receptor AV Integra DRX-R1: 140W para todos los 11 canales, mientras que el Anthem tiene 140W solo para los cinco principales y 60W para cada canal adicional. Otra diferencia clave es la corrección de sala incorporada en cada receptor. Ambos hacen un trabajo decente estableciendo transiciones y niveles en una configuración básica, pero a diferencia del AccuEQ de Integra, el sistema de Corrección de Sala de Anthem (ARC) requiere un ordenador, y no mide las distancias de los altavoces, tienes que medirlas tú mismo.

A pesar de estos inconvenientes, la ventaja con el ARC es la capacidad de ajustar los parámetros individuales y ver las gráficas de los resultados mostrados en tu ordenador como gráficos de respuesta de frecuencia. Uno de estos parámetros es el intervalo en el cual se corrige la respuesta de frecuencia: hasta 5000Hz. También puede ajustar la ganancia de sala, para incrementar las frecuencias de los graves. El ARC también te permite almacenar hasta cuatro configuraciones diferentes. Esto me permite aumentar de forma diferente la respuesta de los graves para cine en casa y para escuchar música. La corrección del AccuEQ de Integra está hecha para aquellos que sólo quieren que la corrección de sala esté completamente automatizada.

Sin embargo, para mí vale la pena el tiempo y el esfuerzo en ajustar los parámetros del ARC, sobre todo para escuchar música. Para comparar los dos sistemas preparé el “Within” del álbum de Daft Punk, Random Access Memories (24-bit/88.2kHz FLAC, Columbia/HDtracks). Ambos receptores fueron capaces de reproducir la profundidad y lentitud de los graves por los que es conocida esta canción. Sin embargo, con el MRX 720 de Anthem, los graves eran más ajustados y reverberaban menos. El ARC también demostró su valía con el piano de Chilly Gonzales, esta canción suena más realista en el MRX 720 de Anthem que en el receptor AV Integra DRX-R1. Al reproducir la canción “Wherever I Go” del álbum de Mark Knopfler, Tracker (24/192 FLAC, Verve/HDtracks), descubrí que, tonalmente, el receptor AV Integra DRX-R1 tenía el típico sonido cálido de Integra. Por el contrario, el receptor Anthem revelaba más detalles, reflejando mejor las inflexiones vocales de Knopfler y Ruth Moody que el Integra.

Tanto el Integra como el Anthem funcionan muy bien con las películas. Pero para ponerlos al mismo nivel (el Integra tiene 11 canales y el Anthem solo 7) tuve que emparejar el MRX 720 con mi amplificador de nueve canales DTA-70.1 de Integra para los cuatro canales de altura. Cuando preparé la mezcla de Dolby Atmos del BD de Sicario, descubrí que los canales de altura sonaban ligeramente más dinámicos en el receptor AV Integra DRX-R1. Esto fue evidente en la escena en la frontera mexicana, donde el helicóptero sonaba con más fuerza en el Integra que en el Anthem.

El servidor de música del receptor AV Integra DRX-R1 es mejor que el de Anthem tanto en funcionalidad como en rendimiento. Anthem tiene incorporado el DTS Play-Fi para la reproducción en streaming pero Integra utiliza su propia solución. El receptor de Integra es compatible con los archivos DSD, y el DTS Play-Fi no. Aunque ambos modelos pueden reproducir archivos 24/192 FLAC, el DTS Play-Fi de vez en cuando tiene problemas de carga, y la música se queda parada durante unos instantes. Esto no solo es un problema con el Wi-Fi, sino también con la conexión Ethernet. El servidor de música de Integra no tiene este problema.

Al elegir entre las series DRX-R1 de Integra y MRX de Anthem, nunca puedes equivocarte. Si quieres un receptor todo en uno que no sea difícil de configurar o usar, elige el Integra. Si quieres ajustar tu configuración, especialmente para escuchar el audio en estéreo, tal vez prefieras un MRX de Anthem.

Conclusión

El receptor AV Integra DRX-R1 es digno de su posición como receptor estrella de Integra. Gracias a sus fornidos 11 canales de amplificación y a lo último en decodificación surround basada en objetos, el receptor AV Integra DRX-R1 se encuentra, actualmente, en lo más alto de los receptores para cine en casa. Quiero decir que no recuerdo ningún componente en la historia reciente que fuera tan fácil de usar y que no presentase problemas de funcionamiento. Si buscas en el mercado un receptor AV de gama alta, te recomiendo que pruebes el receptor AV Integra DRX-R1.

Este artículo ha sido traducido y adaptado por el equipo de Audio y Cine. Puede leer la entrada original en este enlace.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Receptor AV Integra DRX-R1
Author Rating
51star1star1star1star1star

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *